martes, 7 de diciembre de 2010

DEL YO ETERNO Y DE LA IDEA DE DIOS (EL SER HUMANO EN BUSCA DE SU PROPIA ESENCIA Y VIDA)


"A través de mí, el Universo se piensa a sí mismo"

Jesús Mosterín (1941 - ...)


Hoy, escribiendo sobre la forma en que debemos actuar, he utilizado por primera vez este concepto, y me ha parecido de tal importancia y tan CLARIFICADOR que he decido tratar sobre el significado y la importancia que le doy. Debo aclarar que, para ello, no me baso en pensamientos, creencias o doctrinas anteriores. No sé si antes se ha utilizado este término, algo que para mí es irrelevante, máxime cuando me produce alergia cualquier tipo de sistema de pensamiento cerrado, incluido el mío, por supuesto.

¿Por qué nace este término en mi vocabulario? Para diferenciar lo que soy de aquello otro que QUIERO SER. ¿Y qué quiero ser? No lo sé bien. Tan solo lo INTUYO. Pero eso, sea lo que sea, es lo que me hace -y me hará- sentirme satisfecho con mi experiencia de la vida. Por así decirlo, existe una FÓRMULA SECRETA que consiste en todo aquello que, de ser vivido, da satisfacción a mi íntima forma de ser, que produce en mí una reacción de sentimientos profundamente gratos y que da sentido a la razón misma de mi existencia.

Ese ser que no soy yo, pero que de ser, me haría dichoso, tiene unos RASGOS CONCRETOS E INMUTABLES. Esos rasgos permanecerán constantes a lo largo de toda mi existencia y, de hecho, ya he podido comprobar cómo el esfuerzo de búsqueda y descubrimiento me ha ido acercando a él. Tanto que ha hecho de mi vida algo bastante más fructífero y satisfactorio. Mi PAZ de hoy es, ciertamente, el resultado más valioso y constatable de ello.

Ese ser que busco y, poco a poco, voy encontrando, concreto e inmutable es lo que he llamado mi "YO ETERNO". Un ser que me entrega su verdad poco a poco y que va situando todo en mi vida, en el lugar adecuado: pensamientos, emociones, actos... Me pregunto si ese ser que persigo es la idea de DIOS que tantas religiones han perseguido. Me pregunto si ese "Yo eterno" no será esa CONCIENCIA COMÚN que une a todos los seres -humanos o no- y que hace de la diversidad una auténtica unidad. Y si fuera así, me pregunto si ese "Yo eterno" no será el mismo "Yo" para todos y cada uno de los seres, más allá del grado de conciencia que tengamos sobre él.

Por desgracia me faltan las respuestas, pero intuyo... aunque, de momento, mi preocupación no suela ir más allá del aquí y ahora. Demasiados problemas tenemos ya como para perdernos en el infinito de estas disquisiciones.

Emilio M.
Homo Novus

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

domingo, 31 de octubre de 2010

DE LA VIDA NUEVA (LA VITA NUOVA)


"Escribió el sabio: son la misma cosa
el puro amor y el noble entendimiento.
Como alma racional y entendimiento,
sin uno nunca el otro vivir osa"

La vita nuova. XX
Dante Alighieri (1265 - 1321)


Así como la cruel ceguera del corazón humano es capaz de herir gravemente a su hermano cuando vive víctima del dolor, así se levanta excelso, vibrante y conmovedor cuando vive sumiso y vencido por el amor. Y si en la calamidad es capaz de perpetrar las mayores atrocidades que la mente pueda acaso imaginar, en la vivencia del buen amor sueña, y soñando enamorado lleva a cabo las obras de arte más bellas que jamás haya contemplado el espíritu humano.

En el amor a la vida, en la contemplación de su devenir, en el descubrimiento de su infinita belleza y en la recreación de cuanto sus ojos ven, su mente piensa y su corazón emocionadamente siente, el ser humano nuevo perfila la faz de la vida nueva, ese proyecto tantas veces iniciado, y tantas otras inacabado. Algún día...

Dante Alighieri
La vida sublime -como el buen amor- solo puede ser obra del ser humano que, en su pasión, palidece de amor. Aún en su ínsula de Utopía, la nobleza de su bondad y de sus sueños determina el alcance de su libertad, la grandeza de sus realizaciones y la plenitud con la que vive.

Emilio M.
Homo Novus


"Como discreta dama, la Belleza
se muestra, y tanto place a la mirada,
que los nobles sentires son deseo:
por su virtud, si dura con viveza,
la fuerza del amor es desvelada"

La vita nuova. XX
Dante Alighieri

domingo, 24 de octubre de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (7). FORTUNA Y CONFIANZA EN EL VIVIR


"Poco ataca el sabio a la fortuna, pues su razón le ha enseñado
cuáles son los bienes mayores y decisivos. Y así los administra,
y los administrará, mientras dure su vida"

"Máximas Capitales". 16.
Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.)


Como bien indica nuestro querido filósofo, EL SABIO NO DEJA SU VIDA EN MANOS DE LA PROVIDENCIA, NI HACE DEPENDER SU ALEGRÍA Y SU FELICIDAD DE LA FORTUNA, NI ESPERA QUE EL AZAR LE ENTREGUE LOS MAYORES BIENES DE SU VIDA. En absoluto es la disposición del sabio.

Porque el sabio -que a todo aspira, que todo intenta aprender, pero que acepta con sumisa humildad lo que la vida le devuelve (no para quejarse, sino para disfrutarlo con gratitud en su justa medida), EL SABIO -decía- SOLO CONFÍA SU FUTURO A SU PROPIO Y ABNEGADO ESFUERZO -día a día-, y a su tenacidad, y a su sincero vivir, y a la sencillez de sus emociones, y a su buena y justa voluntad, y a su FRATERNO CONVIVIR en paz.

Así, el sabio vive confiado en que la vida hará FRUCTIFICAR los bienes que esperanzadoramente ha sembrado y que pacientemente cuida, sobrellevando con firmeza todas esas tormentas que ponen en peligro su cosecha, Y en esa pacífica confianza, hace de su vida una PLACENTERA ESTANCIA en la que goza de cada momento de su presente, sin necesidad de esperar al futuro. Nada le es ajeno -ni el dolor- pero puede prescindir de cualquier mal que le aqueje, para ENTREGARSE CON AGRADO AL MÁS HUMILDE DE LOS PLACERES, siempre deseando compartirlo con los demás, en un ambiente de franco afecto y amistad.

El sabio siempre encuentra motivo para APRENDER Y GOZAR -CON MODESTIA- DE LA VIDA.

Emilio M.
Homo Novus

martes, 12 de octubre de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (6). DE LA PRIMERA LIBERTAD Y DE LA FELICIDAD.


"Más el sabio no repudia la vida ni teme el carecer de ella,
pues no le molesta vivir, ni cree que sea un mal el no estar vivo.
Y así como de los alimentos escoge el más agradable y no el más copioso,
del mismo modo disfruta del tiempo, que no mide en su durar prolongado,
sino en lo placentero de su intensidad"

Cartas a Meneceo
Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.)


LIBERTAD PRIMERA. Libertad de vivir A SALVO DEL MIEDO: del miedo a la muerte, del miedo a sufrir, del miedo a cualquier cosa... Tan importante es vivir libres del miedo que, de no conseguirlo, agonizamos suspendidos en el TIEMPO -en la espera inútil de ser liberados por no sé sabe qué o quién-, paralizados, interrumpidos, inactivos... Es lo más parecido a renunciar a la vida y a sus dones.

Por esta sencilla razón, LA CONFIANZA NOS HACE LIBRES y nos permite disfrutar de la vida en toda su extensión e intensidad. Pues siendo libres, somos nosotros mismos y, en nuestro sentir, pensar y actuar, se expresa la sincera, natural y bondadosa ESENCIA de nuestro ser.

Pensad por un momento en la santa PAZ que alcanzaría vuestro espíritu si no temiéramos a la muerte y al dolor... si supiéramos que ninguna tempestad será capaz de hacer zozobrar nuestra embarcación... si nada pudiera perturbar la alegría de nuestra existencia....

Dibujo - Leonardo da Vinci
Pues sabed hermanos que ESA PAZ INTERIOR ES POSIBLE, que ese gozo en el vivir puede ser una realidad al alcance de nuestra mano (tan SORPRENDENTEMENTE CERCA...). Sabed, amigos, que el día que caminemos sin temor, dispuestos a ACEPTAR nuestro destino -aún no escrito-, habremos conquistado nuestra primera y más esencial libertad, esa que no está exenta de nada -bueno o malo- y que se constituye plena de todo.

Ese día nos RECONCILIAREMOS con el mundo -con la naturaleza entera, la que nos abarca y la que habita en nuestro interior-, con esa naturaleza que hoy ofendemos y dañamos, pero a la que algún día regresaremos para vivir en armonía plena.

VIVIR LIBRES... LIBRES PARA VIVIR...


Emilio M.
Homo Novus

jueves, 30 de septiembre de 2010

EL ECO QUE RESUENA EN NUESTRO PECHO... (LOS MENSAJES PERDIDOS)


"Es tan hondo el silencio en las estrellas...
Ni el son de las palabras se propaga,
ni el canto de las aves milagrosas...
Pero allá, en las estrellas, cuando somos
un astro redimido, es donde se oye
el íntimo rumor que abre las rosas"

de "Piedra de luna"
José Saramago (1922 - 2010)


Ángela Fernández

Del millón de sonidos… de imágenes… de olores… de sensaciones… de pensamientos… de sentimientos… Del millón de todas esas experiencias que se producen cada minuto, nosotros debemos tener la sensibilidad y la sabiduría de escoger aquellas que alimentan nuestro espíritu y dan vida a nuestros sueños. Vivir es, en primer lugar, saber elegir lo que oímos… lo que vemos… lo que olemos… lo que pensamos… lo que sentimos… Recuperar los mensajes perdidos en el universo y el eco que resuena en nuestro pecho...

¿Sabes elegir...? ¿Puedes oír...?

Emilio M.
Homo Novus

P.S.: Grandioso poema de Saramago. Gracias Beatriz

jueves, 23 de septiembre de 2010

HOMO SAPIENS VS. HOMO NOVUS (¿UN MUNDO MEJOR?)



"El hombre se eleva por la inteligencia,
pero no es hombre más que por el corazón"

Henri Fréderic Amiel (1821 - 1881)

En el siguiente cuadro, aún no concluido, he intentado plasmar las diferencias entre lo que somos (HOMO SAPIENS) y lo que podríamos ser (HOMO NOVUS), entre ese mundo lleno de alegría pero anegado de dolor, y ese otro mundo, mucho mejor, para el que estamos intelectualmente preparados pero, por desgracia, no estamos emocionalmente en condiciones de instituir.

¿Llegará algún día el MUNDO DEL HOMO NOVUS…? Y, de ser así, ¿cuánto tardara? Optimista que soy, más por vocación que por naturaleza, en este caso no me atrevo a conjeturar ninguna solución. Realmente no sé si la humanidad sobrevivirá a sí misma, a los miedos que pervierten su alma y su corazón, a sus infantiles rencores, a esa desmedida ambición que no se sustenta en el fruto del trabajo sino en el abuso y la explotación de todo lo que tiene a su alcance -incluso los propios seres humanos-, a su proverbial holgazanería –incluso para algo tan simple como pensar-.

¿Transmito pesimismo… derrotismo… o cualquier otro “ismo”? Que nadie se confunda ni me confunda. El mundo podrá ser lo triste que sea, y podría tener ya marcado un trágico destino, pero yo seguiría haciendo y diciendo lo mismo hasta el último segundo de m existencia. Y no es que tenga vocación de héroe ni de “salvamundos”. Lo que ocurre es que tengo bien claro que solo yo escojo las razones por las cuales merece la pena vivir, por muy utópicas que sean. En este viaje que es la vida, todos tenemos un destino que cumplir y necesitamos echar en la mochila unos determinados víveres imprescindibles. Mi destino es un mundo mejor y mis víveres imprescindibles son compromiso, esfuerzo, optimismo, alegría y amor.

Aquí está mi lista de rasgos enfrentados de HOMO SAPIENS y HOMO NOVUS, sin terminar -por supuesto-y con todo por hacer… Si alguna persona quiere colaborar en seguir dando forma al HOMO NOVUS, invitada queda.


HOMO SAPIENS

INSEGURIDAD Y MIEDO AL FUTURO


PASIÓN POR LO INMEDIATO Y POR LO QUE LLEGA A TRAVÉS DE LOS SENTIDOS


TEME CONOCERSE Y ACEPTAR EL MUNDO COMO ES

VISIÓN UNIDIMENSIONA DE SU EXISTENCIA

VISIÓN SESGADA DEL MUNDO. INSEGURIDAD EN EL SISTEMA. FALTA DE SENTIDO

LIMITADO / CERRADO

PREVISIBLE

ENFASIS EN LAS APARIENCIAS HASTA EL PUNTO DE HACER DEL FINGIMIENTO UNA VIDA PARALELA

CONSERVADOR

TEME A LA FORTUNA Y LE ECHA A CULPA DE SUS MALES, AUNQUE LA BUSCA IRRACIONALMENTE

TERROR AL FRACASO, A SER VENCIDO EN UNA APUESTA, AL VENCEDOR

MISTIFICACIÓN DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

PESIMISMO ESTRUCTURAL. OPTIMISMO VARIABLE Y LLENO DE INSEGURIDAD

 
POSIBILISMO CONDICIONADO


HOMO NOVUS

CONFIANZA HASTA EN LA INCERTIDUMBRE

PASIÓN POR LO QUE DA SOLIDO SENTIDO A LA VIDA Y POR UNA INTENSA VIDA EMOCIONAL

SE SIENTE ORGULLOSO DE SI MISMO Y DE LO QUE PUEDE HACER EN EL MUNDO

VISIÓN MULTIDIMENSIONAL DE SU EXISTENCIA

FUERZA EN LA VISIÓN. EL TODO ORIENTADO E INTEGRADOR DA SENTIDO A LA EXISTENCIA

ABIERTO Y CURIOSO / DESCUBRIDOR

IMAGINATIVO

FE CIEGA EN LOS FUNDAMENTOS QUE ORIENTAN SU VIDA Y SU PROCEDER

 
VALIENTE

LA FORTUNA ES UNA ALIADA, PERO NO DEPENDE DE ELLA PARA CONQUISTAR SU FUTURO

CONFIANZA EN EL TRIUNFO, PERO SIN TEMER EL FRACASO (FUENTE DE SABER)

ACEPTACIÓN NATURAL DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

OPTIMISMO ILIMITADO, AÚN ACEPTANDO LA FRAGILIDAD Y VULNERABILIDAD DE LA VIDA

ALEGRÍA INCONDICIONAL

Emilio M.
Homo Novus

lunes, 23 de agosto de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (4). DE LA SABIDURÍA COMO FUENTE DE LA FELICIDAD.



"Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en amar la sabiduría, ni, al llegar a viejo, de se canse de hacerlo. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven."

"Quien afirma que aún no le ha llegado la hora o que ya le pasó la edad, es como si dijera que para la felicidad no le ha llegado aún el momento, o que ya lo dejó atrás. Así pues, han de amar la sabiduría, tanto el joven como el viejo; uno, para que aún envejeciendo, pueda mantenerse joven en su felicidad gracias a los recuerdos del pasado; el otro, para que pueda ser joven y viejo a la vez mostrando su serenidad frente al porvenir."

Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.)
Carta a Meneceo


En estos tiempos de CONFUSIÓN y desconcierto en los que ni siquiera somos conscientes de cuán perdidos nos encontramos, y de que luchamos más por evitar el vacío al que hemos abandonado nuestra alma, que a colmarla de los miles de tesoros a nuestro alcance, las palabras del buen Epicuro cobran todo su gran significado y se convierten en GUÍA que puede orientar nuestro pensamiento y nuestros actos.

Y alzo la voz para decir con rotundidad que estamos tan perdidos que no somos mínimamente conscientes de lo que la SABIDURÍA -tanto la TERRENAL como la del ESPÍRITU- puede hacer por nosotros. Porque nosotros, que vivimos apegados a los ACTOS por evitar el esfuerzo de PENSAR y TOMAR DECISIONES responsables, nos olvidamos de que los actos no pueden orientan ninguna vida, sino que éstos son orientados por nuestros impulsos y por nuestra VOLUNTAD, de la que somos únicos responsables, y que se nutren tanto de nuestro natural ser como del fruto de la MEDITACIÓN. En definitiva, nuestras vidas deben ser dirigidas y orientadas por nuestras aspiraciones, a ser posible, las más nobles.

Por el contrario, vivimos apegados a los actos, sin que estos sean fruto de una cabal orientación e intención, por lo que finalmente nos entregamos a una búsqueda ciega de aquello que puede dar sentido a nuestras vidas, y a una huída loca y desconcertada a ninguna parte. Actuar sin sentido es como ponerse a andar sin un mapa: podremos llegar a cualquier parte, pero nunca a donde queríamos... Lógico si no se sabe dónde ir.

Es la sabiduría -el saber- la CLAVE -llave- que abre todas las puertas e ILUMINA todos los caminos. Es la sabiduría... Pero no cualquier tipo de saber, sino el saber quiénes somos, qué valoramos, qué vicios y defectos nos perturban, qué cualidades acogemos, qué bellas ilusiones nos impulsan, qué nobles intenciones nos agitan, qué sano deseo de hermandad y comunidad nos acerca y qué es todo aquello que nos hace gozar del placer de la amistad y del afecto.

En este venturoso saber reside la clave que nos permite una VIDA SATISFECHA, llena de esa felicidad con minúsculas que es posible alcanzar si acertamos a dar el adecuado sentido a nuestras intenciones y a nuestros actos, siempre en conformidad con nuestras ASPIRACIONES y nuestros VALORES.

Y dejemos claro desde este mismo momento que lo de menos es que a este saber lo llamemos, revelación divina, conciencia, saber natural o intuición, porque lo importante es que le SIRVA AL SER HUMANO PARA DISFRUTAR DE UNA "BUENA VIDA" Y DE UNA PROVECHOSA CONVIVENCIA.

No nos conformamos con cualquier planteamiento ¿verdad?

Emilio M.
Homo Novus


MyFreeCopyright.com Registered & Protected

domingo, 15 de agosto de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (3) BREVE COMENTARIO SOBRE SU ÉPOCA.

"El que no considera lo que tiene
como la riqueza más grande,
es desdichado, aunque sea dueño del mundo"

Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.) ,


El mundo griego en el que vivió Epicuro era, por tanto, un mundo triste y pesimista. No es de extrañar que, en este contexto de DERROTISMO e IMPOTENCIA -de vivir a la sombra de pasados esplendores que nunca más volverían- hubiera quienes buscasen -y encontraran- un MARCO VITAL E IDEOLÓGICO que permitiera a los griegos de la época afrontar su existencia con ALIVIO.

Epicuro respondió con su FILOSOFÍA DE LA AMISTAD. Pero no fue la única respuesta que se dio. Hubo más. Especialmente una más: el ESTOICISMO. Ambas BUSCARON LO MISMO POR DIFERENTES CAMINOS (que, en ocasiones, se encontraban) y, curiosamente, desde entonces marcaron nuestro pensamiento (el occidental) llegando hasta nuestra época, especialmente durante aquellos periodos de crisis material y moral que resultaron más agudos. La convivencia de ambos sistemas de pensamientos, lejos de ser conciliadora, estuvo marcada por el ENFRENTAMIENTO (duro enfrentamiento en muchas ocasiones) con peores consecuencias para el que de ellos planteaba una visión más noble y bondadosa de la existencia: el epicureísmo.

En realidad, estas dos corrientes de pensamiento polarizan la ACTITUD Y LA RESPUESTA DEL SER HUMANO ANTE LA VIDA en cualquier época, y, en especial, en los periodos de crisis y dificultades. En el fondo persiguen lo mismo: que el ser humano pase con más gloria que pena su DURA TRAVESÍA POR ESTE MUNDO, pero mientras el estoicismo lo busca INSENSIBILIZANDO EL ALMA del ser humano (la lógica del "quien no siente, no padece") el epicureísmo lo hace aceptando la dureza de nuestra realidad, pero promoviendo el disfrute de los GOCES MÁS HUMILDES DEL CUERPO Y EL DE LOS MÁS INTENSOS DEL ESPÍRITU, en especial del afecto y de la amistad. Al fin y al cabo, la abundancia de estos últimos solo depende de nosotros mismos: los podemos generar de forma ilimitada y el factor clave para que se multipliquen es la generosidad con la que queramos repartirlos.

¿Hace falta que diga con qué planteamiento me quedo?

Emilio M.
Homo Novus

lunes, 21 de junio de 2010

LA MENTE DEL CREADOR. 3. EL FACTOR ACTITUDINAL: DE LO HUMANO A LO SUPREMO (Segunda Parte)


¿Dónde residen las claves para superar nuestras limitaciones y desarrollar todo nuestro potencial? ¿Qué es aquello que puede hacer que aprovechemos todas las posibilidades que nos ofrece nuestra inteligencia y la singular ventaja que tenemos los seres humanos de ser conscientes de nuestra propia existencia?


"Los hombres se asemejan a los dioses
cuando hacen el bien a la humanidad"
Marco Tulio Cicerón (106 a.c. - 43 a.c.)

“La curiosidad es una de las más permanentes y seguras
características de una vigorosa inteligencia”
Samuel Jonson (1709 - 1784)


Después de la introducción de la entrada anterior, paso directamente a desarrollar las claves actitudinales que nos pueden permitir desarrollar todo el potencial de nuestra inteligencia:

  1. EJERCER DE NOSOTROS MISMOS SIN TEMOR.
    1. ACEPTARNOS para bien y para mal.
      1. Asumir nuestras enromes CAPACIDADES MENTALES, evitando nuestros proverbiales miedos y desatando nuestro potencial personal.
      2. Entender, moderar y mejorar nuestras enormes DEBILIDADES MORALES. Debemos ser conscientes de que el deseo nos empuja a superar nuestras limitaciones, pero a veces tanto que -junto a la nuestra falta de confianza- nos impulsa a vencer y extinguir toda resistencia, incluso la proveniente de los seres humanos (y de los seres vivos, en general). Debemos ser conscientes de nuestro también enorme potencial de destrucción y amargura, hasta reconducirlo totalmente. ESTE ES EL GRAN RETO DE LA HUMANIDAD.
    2. Desarrollar una VOLUNTAD invencible.
      1. El CORAJE de ser LIBRES y asumir la INICIATIVA SOBRE NUESTRA VIDA. No basta con saber que somos libres, es necesario ejercer de seres libres por nuestro bien, por el bien de la humanidad y por el bien de este mundo. Y debemos hacerlo superando nuestro irracional miedo a lo desconocido y a protagonizar nuestra propia vida.
      2. El ARROJO de buscar la GLORIA. Todo ser humano busca la gloria, el honor y la inmortalidad. Buscar la gloria nos puede convertir en seres extraordinarios o ruines. Debemos beneficiarnos del entusiasmo que genera buscar la gloria sabiendo, pero -una vez más- sin dañar a nuestros semejantes.
    3. Demostrar una CONFIANZA insuperable. Conocedores de nuestras debilidades y conscientes de nuestras fortalezas debemos estar seguros de que siempre que dispongamos del suficiente tiempo llegaremos a buen puerto. ¡Siempre! Ni el fracaso reiterado nos puede disuadir de lo contrario. Tan solo la muerte supone un escollo, pero jamás debe ser un factor que coarte nuestra libertad e iniciativa. Y si para ello debemos asumir con responsabilidad y tranquilidad que la vida puede ser un tributo a pagar por el hecho de vivir, debemos hacerlo TAMBIÉN CON CONFIANZA.
  2. DESARROLLAR NUESTRA CREATIVIDAD. Una vez que confiamos en nuestra capacidad para diseñar y crear nuestro propio futuro, debemos dar libertad de acción a las fuerzas -innatas- que pueden permitirnos lograrlo. Debemos, por tanto:
    1. Liberar nuestra CURIOSIDAD. Somos seres tremendamente curiosos. La curiosidad es la fuente de todo saber, y no podemos limitarla de ninguna forma.
    2. Forzar la IMAGINACIÓN, hasta visualizar nuevas -o renovadas- y mejores realidades. También sin limitarla. La limitación a la imaginación debe provenir de la propia experiencia NUNCA DE LA AUTOCENSURA. Exijamos, por tanto, a nuestra imaginación todo lo que nos puede otorgar y tengamos el valor de proponernos seriamente su realización.
    3. Dejarnos llevar por la INTUICIÓN, como consejero último de nuestros actos. Somos los portadores de un saber ancestral que no escuchamos.
  3. ESTRUCTURAR EL CONOCIMIENTO, imaginado e intuido.
    1. Tener un adecuado CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. Percibir, sintetizar y aceptar nuestros PATRONES DE CONDUCTA. Hacer previsible lo imprevisible, evitando perjuicios estériles y mejorando nuestra existencia. Sin dañar nuestra creatividad, por supuesto.
    2. Diseñar estrategias para determinar con suficiente detalle y capacidad de síntesis las METAS PERSONALES que queremos alcanzar. Encontrar las LÍNEAS DE ACTUACIÓN que lo hagan realidad.
  4. HACER REALIDAD EL FUTURO IMAGINADO.
    1. Tengamos un ÁNIMO CONFIADO. Con el ESFUERZO necesario y el EMPEÑO invencible siempre lograremos al final nuestras metas (por mucho que tardemos…). Así que vivamos relajados y tengamos la suficiente paciencia suficiente de esperar a que nuestra energía se transforme en realidades.
    2. Enfrentar el futuro con CONVICCIÓN. No solo debemos tener un ánimo confiado, también debemos PONERNOS EN ACCIÓN SIN DUDAS Y CON DECISIÓN. Persistir hasta conseguir hacer realidad nuestras ambiciones.
    3. Esperar todo de nuestra FORTALEZA FÍSICA Y MENTAL. Jamás debemos rendirnos porque RESISTIR es VENCER.
  5. Saber GESTIONAR el ÉXITO y el FRACASO.
    1. No dudar en redoblar los esfuerzos ante el FRACASO. Lo peor no es fracasar, sino no volverlo a intentar. Sin embargo, nuestro empeño debe ser motivo de análisis crítico para determinar los factores de fracaso y superarlos.
    2. Asumir con HUMILDAD el ÉXITO. La gloria nunca debe emborrachar nuestro espíritu. La gloria sin humildad es mensajera del fracaso.

Emilio M.
Homo Novus

domingo, 23 de mayo de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (2) - SOBRE SU CONCEPTO DE LA AMISTAD



" Así, amar es acoger generosamente, es abrir los brazos y arropar con calor humano, es crear un entorno de seguridad donde aliviar el dolor, ya sea físico o espiritual, sin que comporte precio alguno " (Del texto publicado)


"De entre las bondades que la sabiduría
procura para la felicidad de la vida entera,
la mayor con diferencia es la riqueza de la amistad"
"Máximas Capitales". 22.
Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.)


Antes de proseguir con alguna nota más sobre la época en la que vivió Epicuro, voy a detenerme momentáneamente en su concepto de la AMISTAD, por cuanto es un BIEN NECESARIO -imprescindible- para VIVIR.

La amistad, en Epicuro, se resuelve de manera muy parecida a como se conforma el amor que tradicionalmente denominamos con los apelativos de FRATERNO (entre hermanos) y FILIAL (entre padres e hijos). Por así decirlo, el filósofo, de alguna forma, saca ese concepto del amor del estrecho círculo familiar en el que existe, donde priman unas especiales normas de conducta circunscritas por relaciones de consanguineidad.

Interpretando a Epicuro, yo diría que la piedra angular de su concepción de la amistad es lo que podemos llamar "acogimiento". AMAR ES ACOGER y la AMISTAD es sinónimo de ACOGIMIENTO. Pero ¿es un acogimiento como el que podemos ver entre el arrendatario y su inquilino, en el que hay un intercambio de bienes previo pacto de simultaneidad y correspondencia? Por supuesto que no... ¡Radicalmente, no!

El acogimiento, en Epicuro, es fruto de una forma de ENTENDER LA VIDA y DE ADAPTARSE A SUS DIFICULTADES. Así, amar es ACOGER GENEROSAMENTE, es ABRIR LOS BRAZOS y ARROPAR CON CALOR HUMANO, es crear un ENTORNO DE SEGURIDAD donde aliviar el dolor, ya sea físico o espiritual, SIN QUE COMPORTE PRECIO ALGUNO. Y es en ese alivio -en la CONFIANZA Y REIVINDICACIÓN DEL PROPIO YO que nos proporciona esa seguridad- donde cosechamos los mejores frutos de la amistad y, en general, del amor. Es en ese marco de ENTREGA GENEROSA en el que podemos encontrar una SERENA PAZ, un PROFUNDO GOZO y una ALEGRÍA de vivir.

Ahondando en lo ya apuntado, creo que no es necesario decir que para que esta concepción nos otorgue sus mejores frutos debe fundarse en una DISPOSICIÓN COMPARTIDA. Nunca será un intercambio pactado, pero el abrigo y el acogimiento -la generosidad- siempre debe ser MUTUA y ponerse en COMUNIDAD. Si no se dan estos requisitos, los efectos benéficos de la amistad se evaporarían como si se tratar de un cuento de hadas. El amor y la amistad se esfuman cuando se pide un precio por ellos, cuando se les hace convivir con rumores, celos, rencillas o rencores, cuando no busca el bien ajeno. Por el contrario, cuando pervive a estas miserias, es una fuente de estabilidad y de bienestar inagotable, especialmente para quien lo entrega -se entrega-.

Emilio M.
Homo Novus

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

sábado, 8 de mayo de 2010

AEDOR Y DYNAMIS (DEL ESPÍRITU HUMANO - NACIDOS PARA LA GLORIA)


“Al soldado lo impulsa el aedor, el alma, y la dynamis,
la voluntad de luchar. En la guerra no importa nada más. (…)
Solo ese amor por la gloria (…) sin el cual no somos nada”

Steven Presfield
"La conquista de Alejandro Magno"


Dedico este post a un ser especialmente querido por mí
y por muchos de los que hasta aquí llegáis:
con especial agradecimiento por su apoyo a este blog,
La alegría sea siempre contigo, querida amiga...


Es corriente decir frases como “la vida es una lucha continua” o “tenemos que luchar por nuestras ideas”. “SOLO VIVEN AQUELLOS QUE LUCHAN” dijo VÍCTOR HUGO, llevando al extremo este planteamiento. Ciertamente somos soldados desde que nacemos, inmersos en una guerra, que es la de la propia supervivencia, que tiene muchos frentes: alimentarnos, formarnos, encontrar un buen trabajo, sacar adelante a nuestros hijos, tirar de nuestros seres queridos cuando se sienten “vencidos”, impedir el dolor ajeno -en un acto de SOLIDARIDAD- o luchar por nuestros NOBLES IDEALES.

Es innegable -repito- que la vida es una lucha continua de la que depende nuestra SUPERVIVENCIA TANTO FÍSICA COMO PSÍQUICA. En los afortunados países desarrollados hemos “conquistado” unos niveles de bienestar económico que nos han permitido conseguir un nivel de autonomía solo relativa. La alienación en el trabajo es una gran fuente de insatisfacción, y los niveles de competitividad desgastan nuestro ser. Por desgracia intentamos ahogar esa insatisfacción con sumisión y mayor alienación: televisiva, deportiva, laboral, material... El buen camino es justo el contrario: LA REBELDÍA DEL GUERRERO.

Debemos aceptar que HEMOS NACIDO PARA LUCHAR Y SOLO LUCHANDO COMO VERDADEROS GUERREROS DAMOS CUMPLIDO FIN A NUESTRA ESENCIA y podemos dar sentido a nuestra vida, sentir que este puzle tiene sentido. EL DEBATE ENTRE SI SOMOS GUERREROS O PACIFISTAS ES UNA DISCUSIÓN ESTÉRIL.

Por eso digámoslo bien alto y sin complejos: ¡SOMOS GUERREROS! Realmente LO ÚNICO QUE DEBEMOS DILUCIDAR CON ATINADO ACIERTO -EN ELLO NOS VA LA VIDA- ES AQUELLO POR LO QUE MERECE LA PENA LUCHAR. Y solo en la nobleza de nuestros ideales encontramos el sentido de esta lucha por la supervivencia, por la búsqueda de una paz que solo es pasajera, por encontrar un marco en el que poder construir una FRÁGIL FELICIDAD, por conseguir ser TRATADOS CON RESPETO y RECORDADOS CON ORGULLO... Y también es una lucha por encontrar sentido a nuestra vida, por ser nosotros mismos y por superar nuestros miedos, nuestros complejos, nuestras infidelidades, nuestros errores...

¡LANCEMOS NUESTRO GRITO DE GUERRA! ¡Somos guerreros...! Seamos soldados y apósteles de nuestra propia existencia... Elijamos con acierto una buena razón para nuestra cruzada y las armas más adecuadas; y LUCHEMOS CON HONOR en pos de la victoria...

Digámoslo bien alto... ¡No nacimos para ser derrotados...! ¡NADA NOS DETENDRÁ...! ¡Nuestro destino es VIVIR CON DIGNIDAD y HACERNOS MERECEDORES DE LA GLORIA...!

Emilio M.
Homo Novus

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

domingo, 2 de mayo de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (1)


"Quizás me preguntes por qué copio tantas frases
de Epicuro, más de las que copio de cualquier otro
de nuestra propia escuela. ¿Puedo responderte a mi
vez con otra pregunta? ¿Por qué los llamáis epicúreos?
Ellos pertenecen al mundo entero."

Lucio Anneo Séneca (4 a.C. - 65 d.C.),
pensador estoico 


Debo reconocer que EPICURO fue el filósofo de la antigüedad griega cuyo pensamiento -práctico -más que teórico- más me sorprendió e influyó. Después de algún tiempo leyendo todo los que caía en mis manos sobre él (ya hace más de veinte años de aquello) o escrito por él mismo (poca cosa nos ha llegado) comencé a llamarle -creo que con toda justicia- EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD, pues ésta fue su enseñanza más destacada que nos legó: la amistad entendida como convivencia, presidida por el AFECTO y el APOYO MUTUO, y alentada por el GOCE HUMILDE, SERENO Y AGRADECIDO de los PEQUEÑOS PLACERES que pone la vida a nuestro alcance.

Todo ello (y mucho más) lo fundió en un sistema de pensamiento que lleva su nombre -el EPICUREÍSMO- y lo difundió en una escuela, la maravillosa y justamente llamada DEL JARDÍN. Esta temática -la del "cómo vivir"-, y no otra, será el OBJETO DE LOS ESCRITOS QUE LE DEDIQUE, no desde un punto de vista histórico, sino por su valor para entender y enfrentar el mundo actual desde una PERSPECTIVA HUMANISTA Y EXISTENCIAL: ese "SABER VIVIR" del que, a veces, hablamos y que tanto necesitamos precisar.

Su PENSAMIENTO y PRAXIS fue una respuesta a la problemática del mundo que le tocó vivir. Epicuro vivió entre e año 341 a.C. y el 270 a.C., fundamentalmente en ATENAS, de la que no era originario. Ese era un mundo -el griego- cuyo momento de mayor esplendor (la Atenas de PERICLES, en el siglo V a.C.) quedaba ya muy lejos. Al contrario, la época en la que vivió Epicuro estaba presidida por una progresiva DECADENCIA -más material y de poder que moral- de las CIUDADES-ESTADO GRIEGAS, dominadas por la MACEDONIA de los herederos de ALEJANDRO MAGNO, a quienes los helenos de su tiempo consideraban más como extranjeros que como griegos. Lo cierto es que las ciudades griegas -agotadas sus energías después de siglos de continuas luchas entre ellas mismas- habían pasado el testigo de la historia a nuevos pueblos emergentes (no mucho tiempo después también llegarían los romanos -sobre el 200 a.C.)

Emilio M.
Homo Novus

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

domingo, 4 de abril de 2010

DEL VALOR DE LA TEMPLANZA (PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA). PRIMERA PARTE.


La templanza, en todos los tiempos, ha sido una virtud imprescindible
para no desviarnos de nuestro proyecto vital, para no dejar de ser
nosotros mismos y para vivir confiados y entusiasmados en nuestras
posibilidades como seres humanos.

Dedicado a M.D.V., con todo mi cariño y apoyo.

"En el espíritu como en el cuerpo, ha menester un buen régimen,
y en este régimen hay una condición indispensable: la templanza"
Jaime Luciano Balmes (1810 - 1848)

En este mundo acelerado y en continua renovación, donde el CAMBIO se ha convertido en un fin en sí mismo, donde hemos dejado de luchar por sobrevivir para sobrevivir a duras penas en esa gran CARRERA COMPETITIVA en que hemos convertido nuestra vida, el valor de la TEMPLANZA adquiere una importancia muy relevante.

Más allá de las definiciones habituales de este término, destaco parte de la definición expuesta en el sitio web Definición.de (http://definicion.de/templanza/): “La templanza está relacionada con la sobriedad o moderación de carácter. UNA PERSONA CON TEMPLANZA REACCIONA DE MANERA EQUILIBRADA, ya que está en condiciones de controlar sus emociones y dominar sus impulsos”

Y ¿por qué es tan importante la templanza? Muy fácil: porque resulta imprescindible para que nuestro proyecto vital se desarrolle con firmeza y con las suficientes PROBABILIDADES DE ÉXITO. Efectivamente, en este entorno tan difícil y competitivo que he comentado, en el que tan importante es afirmarse individualmente como socialmente, son muchas las influencias, circunstancias y contrariedades que nos confunden y nos hacen dudar de la bondad de nuestras convicciones y preferencias. Y no se trata solo de los cientos de motivos para la CONFUSIÓN, ya que debemos sumar el DESALIENTO e, incluso, el MIEDO. El desaliento por los proyectos que no salen a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera… El desaliento por los desmotivadores consejos de todos aquellos que se han instalado en el pragmatismo estéril y alienante. El miedo a no contar con los apoyos necesarios o a sufrir la incomprensión ajena. El miedo a tener que hacer frente a cualquier tipo de oposición o a la misma envidia. Y, por supuesto, el miedo supremo del ser humano: el miedo al FRACASO.

Si realmente queremos ser PROTAGONISTAS DE NUESTRA VIDA debemos ejercer de nosotros mismos contra viento y marea, debemos crear un ESPACIO INTERIOR DE CONFIANZA Y FIRMEZA que permita no desviarnos de nuestros ideales más vivamente sentidos (esos que nos acompañarán toda la vida). Precisamente, en ese espacio interior de paz podremos VER CON CLARIDAD Y TOMAR LAS MEJORES DECISIONES EN LOS MOMENTOS MÁS DIFÍCILES: NO DESVIARNOS DEL BUEN RUMBO.

La templanza, en este sentido, descansa sobre la CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS y, más concretamente, en nuestro PROYECTO VITAL. Y aquí entiendo proyecto vital, no como un programa de realizaciones nítidamente definido y cerrado, sino -de una manera mucho más difusa y genérica- como un RECONOCIMIENTO DE QUIENES SOMOS, como un CONVENCIMIENTO EN NUESTROS VALORES E INTENCIONES vitales, como un OPTIMISMO basado en la seguridad de que cualquier obstáculo -excepto la muerte- puede ser finalmente superado. Por eso, no debemos entender el mundo como un lugar en el que debemos luchar por hacernos un hueco a duras penas, sino como ese PROMETEDOR Y ESTIMULANTE CAMPO DE JUEGO. Con este simple cambio de mentalidad podemos desembarazarnos de la peor camisa de fuerza que tiene nuestra mente: nuestra INSEGURIDAD.

¿Y qué INGREDIENTES constituyen la esencia de la templanza, entendida de la manera aquí descrita? ¿Y CÓMO PODEMOS ALCANZARLA, por muy difícil que resulte? Próxima entrega…

Emilio M.
Homo Novus


MyFreeCopyright.com Registered & Protected