domingo, 31 de octubre de 2010

DE LA VIDA NUEVA (LA VITA NUOVA)


"Escribió el sabio: son la misma cosa
el puro amor y el noble entendimiento.
Como alma racional y entendimiento,
sin uno nunca el otro vivir osa"

La vita nuova. XX
Dante Alighieri (1265 - 1321)


Así como la cruel ceguera del corazón humano es capaz de herir gravemente a su hermano cuando vive víctima del dolor, así se levanta excelso, vibrante y conmovedor cuando vive sumiso y vencido por el amor. Y si en la calamidad es capaz de perpetrar las mayores atrocidades que la mente pueda acaso imaginar, en la vivencia del buen amor sueña, y soñando enamorado lleva a cabo las obras de arte más bellas que jamás haya contemplado el espíritu humano.

En el amor a la vida, en la contemplación de su devenir, en el descubrimiento de su infinita belleza y en la recreación de cuanto sus ojos ven, su mente piensa y su corazón emocionadamente siente, el ser humano nuevo perfila la faz de la vida nueva, ese proyecto tantas veces iniciado, y tantas otras inacabado. Algún día...

Dante Alighieri
La vida sublime -como el buen amor- solo puede ser obra del ser humano que, en su pasión, palidece de amor. Aún en su ínsula de Utopía, la nobleza de su bondad y de sus sueños determina el alcance de su libertad, la grandeza de sus realizaciones y la plenitud con la que vive.

Emilio M.
Homo Novus


"Como discreta dama, la Belleza
se muestra, y tanto place a la mirada,
que los nobles sentires son deseo:
por su virtud, si dura con viveza,
la fuerza del amor es desvelada"

La vita nuova. XX
Dante Alighieri

domingo, 24 de octubre de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (7). FORTUNA Y CONFIANZA EN EL VIVIR


"Poco ataca el sabio a la fortuna, pues su razón le ha enseñado
cuáles son los bienes mayores y decisivos. Y así los administra,
y los administrará, mientras dure su vida"

"Máximas Capitales". 16.
Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.)


Como bien indica nuestro querido filósofo, EL SABIO NO DEJA SU VIDA EN MANOS DE LA PROVIDENCIA, NI HACE DEPENDER SU ALEGRÍA Y SU FELICIDAD DE LA FORTUNA, NI ESPERA QUE EL AZAR LE ENTREGUE LOS MAYORES BIENES DE SU VIDA. En absoluto es la disposición del sabio.

Porque el sabio -que a todo aspira, que todo intenta aprender, pero que acepta con sumisa humildad lo que la vida le devuelve (no para quejarse, sino para disfrutarlo con gratitud en su justa medida), EL SABIO -decía- SOLO CONFÍA SU FUTURO A SU PROPIO Y ABNEGADO ESFUERZO -día a día-, y a su tenacidad, y a su sincero vivir, y a la sencillez de sus emociones, y a su buena y justa voluntad, y a su FRATERNO CONVIVIR en paz.

Así, el sabio vive confiado en que la vida hará FRUCTIFICAR los bienes que esperanzadoramente ha sembrado y que pacientemente cuida, sobrellevando con firmeza todas esas tormentas que ponen en peligro su cosecha, Y en esa pacífica confianza, hace de su vida una PLACENTERA ESTANCIA en la que goza de cada momento de su presente, sin necesidad de esperar al futuro. Nada le es ajeno -ni el dolor- pero puede prescindir de cualquier mal que le aqueje, para ENTREGARSE CON AGRADO AL MÁS HUMILDE DE LOS PLACERES, siempre deseando compartirlo con los demás, en un ambiente de franco afecto y amistad.

El sabio siempre encuentra motivo para APRENDER Y GOZAR -CON MODESTIA- DE LA VIDA.

Emilio M.
Homo Novus

martes, 12 de octubre de 2010

NOTAS SOBRE EPICURO, EL FILÓSOFO DE LA AMISTAD (6). DE LA PRIMERA LIBERTAD Y DE LA FELICIDAD.


"Más el sabio no repudia la vida ni teme el carecer de ella,
pues no le molesta vivir, ni cree que sea un mal el no estar vivo.
Y así como de los alimentos escoge el más agradable y no el más copioso,
del mismo modo disfruta del tiempo, que no mide en su durar prolongado,
sino en lo placentero de su intensidad"

Cartas a Meneceo
Epicuro (341 a.C. - 270 a.C.)


LIBERTAD PRIMERA. Libertad de vivir A SALVO DEL MIEDO: del miedo a la muerte, del miedo a sufrir, del miedo a cualquier cosa... Tan importante es vivir libres del miedo que, de no conseguirlo, agonizamos suspendidos en el TIEMPO -en la espera inútil de ser liberados por no sé sabe qué o quién-, paralizados, interrumpidos, inactivos... Es lo más parecido a renunciar a la vida y a sus dones.

Por esta sencilla razón, LA CONFIANZA NOS HACE LIBRES y nos permite disfrutar de la vida en toda su extensión e intensidad. Pues siendo libres, somos nosotros mismos y, en nuestro sentir, pensar y actuar, se expresa la sincera, natural y bondadosa ESENCIA de nuestro ser.

Pensad por un momento en la santa PAZ que alcanzaría vuestro espíritu si no temiéramos a la muerte y al dolor... si supiéramos que ninguna tempestad será capaz de hacer zozobrar nuestra embarcación... si nada pudiera perturbar la alegría de nuestra existencia....

Dibujo - Leonardo da Vinci
Pues sabed hermanos que ESA PAZ INTERIOR ES POSIBLE, que ese gozo en el vivir puede ser una realidad al alcance de nuestra mano (tan SORPRENDENTEMENTE CERCA...). Sabed, amigos, que el día que caminemos sin temor, dispuestos a ACEPTAR nuestro destino -aún no escrito-, habremos conquistado nuestra primera y más esencial libertad, esa que no está exenta de nada -bueno o malo- y que se constituye plena de todo.

Ese día nos RECONCILIAREMOS con el mundo -con la naturaleza entera, la que nos abarca y la que habita en nuestro interior-, con esa naturaleza que hoy ofendemos y dañamos, pero a la que algún día regresaremos para vivir en armonía plena.

VIVIR LIBRES... LIBRES PARA VIVIR...


Emilio M.
Homo Novus