jueves, 9 de marzo de 2017

DE LOS ATRIBUTOS DE UNA VIDA DIGNA, GOZOSA Y BIEN APROVECHADA


“El hombre es víctima de una soberana demencia que le hace sufrir siempre,
en la esperanza de no sufrir más; y la vida se le escapa mientras espera gozar
de los bienes que ha adquirido al precio de grandes esfuerzos.

Los ambiciosos que no se contentan con el beneficio de la vida y la belleza del mundo,
tienen por castigo el no comprender la vida y el quedar insensibles
 a la utilidad y belleza del universo. Una vida bien cumplida es siempre larga.
Al igual que un día bien empleado procura un dulce sueño,
así una vida bien utilizada conduce a una dulce muerte.

La sabiduría es hija de la experiencia. Adquiérela en tu juventud
para compensar el perjuicio de la vejez. Si comprendes que la vejez
tiene por sustento la sabiduría, te esforzarás durante tus años jóvenes para que,
en los últimos, no carezcas de alimento”

Leonardo da Vinci (1452 - 1519)


Poco más se podría añadir a lo que, con tanta sabiduría, escribió uno de los seres humanos más sabios que han habitado este mundo. Pero si debería recalcarse que no se puede llamar "vivir" a cualquier cosa y que una vida digna y provechosa tiene sus requisitos y exigencias. Permítaseme detenerme en este aspecto...

(De la serie de TV "Da Vinci's Demons")
Una vida digna y gozosa es CURIOSIDAD INSACIABLE Y DESCUBRIMIENTO sin fin en esos dos mundos que parten desde nuestra consciencia: el que nos lleva al conocimiento del universo (y todo lo que existe fuera de nosotros mismos) y ese otro que nos acerca al, también fascinante, mundo interior nuestro.

Y la buena vida también es HUMILDE ADMIRACIÓN Y ALEGRE DISFRUTE DE LA BELLEZA en las infinitas formas en las que se presenta en la naturaleza y en las obras del ser humano. Realmente, no hay mayores bienes que se puedan atesorar a lo largo de una vida que las maravillosas experiencias del descubrimiento de todo aquello que física, intelectual y emocionalmente nos resulta bello.

Y siendo el vivir un continuo obrar, EL ACTO DE CREAR es el acto supremo que da sentido a una vida plena, pues si amamos la belleza allá donde se presenta, es motivo de moderado orgullo y gran satisfacción para cualquiera, ser los creadores de aquello que nos recrea con placer.

Todo ello ejercido como EXPRESIÓN DE NUESTRA INDIVIDUALIDAD Y DE NUESTRA INTEGRACIÓN EN LA COLECTIVIDAD, pues nuestra vida no encuentra sentido si no es compartiendo alegrías y desdichas, especialmente cuando ello nos sirve para crecer y ser mejores ante nuestros ojos y ante la conciencia de la humanidad.

El ser humano vaga perdido por su existencia cuando su afán es atesorar bienes materiales, despreciando la hermandad y la solidaridad para sortear las adversidades. Más aún es así cuando actúa recurriendo a actos injustos para otros o aprovechándose de ventajas que se sustentan sobre nuestra propia estupidez. El ser humano debe saber que está abocado a ser profundamente infeliz y a destruir su maravilloso mundo si no reconoce sus graves errores y corrige sus peores actitudes y comportamiento.


"Gustamos de la belleza con sencillez y de la especulación
sin incurrir en molicie, recurrimos a la riqueza por la oportunidad que da
de actuar más que por vanagloria, y en cuanto a la pobreza,
para nadie es vergonzoso confesarla sino que es más vergonzoso
no intentar salir de hecho de ella"

Pericles (495 a.C. - 429 a.C.)

Emilio Muñoz
Homo Novus
(original autentificado)

lunes, 9 de enero de 2017

HUMANISMO Y REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA: RETOS Y CONTRADICCIONES


El gran reto para el futuro inmediato de la humanidad es resolver la gran contradicción que va a crear la nueva revolución tecnológica

“El futuro no es un regalo: es un logro.
Cada generación ayuda a hacer su propio futuro.
Este es el reto esencial del presente”

Robert F. Kennedy (1925 - 1968)


Nuevamente nos enfrentamos a un SALTO TECNOLÓGICO DE ENORMES PROPORCIONES que hará crecer la productividad de forma revolucionaria, algo en lo que ya estamos inmersos. La transformación digital está ahí para quedarse: es una gran oportunidad para conseguir grandes beneficios económicos. A nivel ético, la pregunta es ¿a costa de qué y de quién?

Leo muy a menudo sobre ese incremento de la productividad que permitirá reducir notablemente los costes de producción y mejorar el servicio y el valor aportado al cliente. En el fondo de este planteamiento subyace la idea de que cuanto mejor tratemos al cliente con una propuesta de valor que le satisfaga por encima de la que ofrece la competencia. Dar lo mismo a menor coste es un factor de atracción de la atención del cliente y de mejora de la competitividad frente a otras empresas.

Sin embargo, por otro lado, esa mejora de la productividad SOLO SE VA A MATERIALIZAR SI SE MECANIZAN LAS ACTIVIDADES Y LOS PROCESOS DE TRABAJO en nuestras empresas y administraciones. LO QUE PARECE QUE SE NOS PASA POR ALTO EN ESTE PLANTEAMIENTO ES QUE MECANIZAR Y REDUCIR COSTES ES PONER MÁQUINAS Y DESPEDIR PERSONAL (salvo que hubiera una imposible compensación automática de reducción de costes con incrementos de consumo y producción). No olvidemos que los clientes finales de todo lo que se produce en el mundo somos las personas: ¡las mismas que trabajamos!

Por tanto: ¿Hace falta recordar que esos mismos trabajadores despedidos son los clientes a los que debemos atender excelentemente a cambio de su dinero? ¿Dinero? ¿Qué dinero, si pierden su trabajo?

La nueva revolución tecnológica puede permitir unos avances enormes en el bienestar de la humanidad, pero esta mejora solo será material y visible si se hace de tal forma que PRIME EL INTERÉS DE LA COMUNIDAD SOBRE EL DE LOS UNOS POCOS. En otras palabras, la nueva revolución tecnológica, de aprovechar las ventajas competitivas sin tener en cuenta el interés general, PUEDE CREAR ENORMES DISTORSIONES EN LA DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA, generando nuevamente grandes bolsas de pobreza y ricos enormemente ricos. Algo que, hoy por hoy, la humanidad ya debería tratar de evitar.

Al final, podemos llegar a hacer de este mundo un lugar con unos niveles de bienestar aceptables, o podemos matar la gallina de los huevos de oro. Todos los agentes sociales serán responsables de lo que al final ocurra, con consecuencias que pueden ser muy duras. Téngase en cuenta que nuestro mundo vive RETOS MUY DIFÍCILES A NIVEL ECOLÓGICO Y SOCIAL: EL MARGEN DE MANIOBRA SE HA REDUCIDO NOTABLEMENTE. Basta con levantar la cabeza y mirar con objetividad…


Emilio Muñoz
Homo Novus
(original autentificado)