jueves, 26 de noviembre de 2009

UN MOTIVO PARA LA GLORIA (DE LA CIERTA INCERTIDUMBRE DE LA VIDA HUMANA)


"El ave canta aunque la rama cruja,
porque conoce lo que son sus alas"
José Santos Chocano (1875 - 1934)

Me voy a permitir darte una pequeña lección con la mejor intención y el mayor cariño. Tal vez sea la más importante que se te pueda dar en este momento tan crucial de tu vida. Me gustaría hacerte comprender que, en la vida, lo importante no son las certezas sino la astucia, la imaginación y la valentía con la que te aventures en tus incertidumbres. Tal vez, la mayor certeza de nuestra vida sea -precisamente- lo incierto de nuestro conocimiento, lo errático de nuestros actos y lo impredecible de nuestro futuro. La certeza no existe: es tan solo una quimera. Esa es la verdadera naturaleza de la vida y cuanto antes lo aceptes, lo asumas, te acomodes y disfrutes de ello, antes podrás aprovechar todos sus encantos.

No debes temer al destino porque el destino, al igual que un espejo, tan solo reflejará lo que tú le muestres. No te sientas contrariada al comprobar que te faltan certidumbres sobre las que construir tu futuro. Por mucho que lo intentes, tu futuro jamás se basará en las certidumbres que le puedas entregar, sino en tu espíritu aventurero y confiado: se basará en la confianza de saber que siempre habrá una salida honrosa y un motivo para la gloria. ¡Siempre!

Nunca olvides que tu mundo tan solo ocupa una millonésima parte del espacio que tu mente puede llegar a percibir y albergar. La vida está llena de puertas -miles de puertas cerradas- que están esperando a que las empujes. Detrás de cada puerta hay una oportunidad y un peligro. Aprovecharás la oportunidad si actúas con valentía y esfuerzo (pero no con precipitación y temeridad). Por otra parte, el mayor peligro que te puedes encontrar no estará detrás de la puerta: se esconderá en ti misma, y tiene un nombre de relativa gravedad: miedo. El miedo y la falta de confianza pueden cerrarte todas las puertas. Y también pueden llegar a ser la más pesada de tus cadenas.

Emilio M.
Homo Novus

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

lunes, 9 de noviembre de 2009

LA MENTE DEL CREADOR. 2. EL FACTOR ACTITUDINAL: DE LO HUMANO A LO SUPREMO (Primera Parte)

¿Dónde residen las claves para superar nuestras limitaciones y desarrollar todo nuestro potencial? ¿Qué es aquello que puede hacer que aprovechemos todas las posibilidades que nos ofrece nuestra inteligencia y la singular ventaja que tenemos los seres humanos de ser conscientes de nuestra propia existencia?


“El hombre se eleva por la inteligencia
pero no es hombre más que por el corazón”
Henry F. Amiel (1821 - 1881)

“El hombre vulgar espera lo bueno y lo malo del exterior.
El hombre que piensa lo espera de sí mismo”
Antón Chéjov (1860 - 1904)


Después de realizar una serie de reflexiones sobre la naturaleza del principal factor que nos permitió diferenciarnos del resto de los animales -LA MENTE DEL CREADOR (CONSCIENCIA E INTELIGENCIA)-, terminaba la primera parte de esta entrada proponiendo la revisión de una serie de CLAVES que nos permitan alcanzar todo el POTENCIAL DE NUESTRA SUPERIOR INTELIGENCIA.

Estas claves, como se verá más adelante, no inciden en el mero proceso mecánico que rige la maravillosa herramienta que nos ha sido concedida, sino en el mismo uso que hacemos de ella, en la INTENCIÓN que nos mueve y en la ACTITUD con la que afrontamos su aprovechamiento. Es lo que he llamado el FACTOR ACTITUDINAL. Realmente, podríamos decir que hay más de una inteligencia, o que la inteligencia se estructura en más de un nivel de consciencia o escala jerárquica. Podríamos decir, incluso, que hay más de una inteligencia, aunque considero que esta afirmación confunde más que aclara. Este factor, que llamo actitudinal, fue -en mi opinión- la PIEDRA ANGULAR que puede explicar el milagro del RENACIMIENTO. Y fue el factor que explica la gran aceleración que se produjo en el proceso de ENRIQUECIMIENTO DEL CONOCIMIENTO HUMANO, o en la -mucho más lenta- LIBERACIÓN DE LA MENTE DE COMPLEJOS, PREJUICIOS Y DEPENDENCIAS externas al propio ser humano, o en EL FORTALECIMIENTO DE UN ESPÍRITU DE DESBORDANTE OPTIMISMO, posteriormente muy matizado y diezmado.

Por último, quisiera que se tuviera en cuenta el CARÁCTER APROXIMATIVO de esta reflexión, que se ha hecho sin el recurso a una documentación concreta alguna, y que es posible gracias al atesoramiento de conocimientos del autor y a su propia reflexión personal. Vuelvo a insistir en la especial mención que merecen nuestros CLÁSICOS DEL RENACIMIENTO -ITALIANO O NO- que con su VISIÓN ENTUSIASTA Y UN TANTO IDEALIZADA de las posibilidades del ser humano permitió dar un giro trascendental a la historia de la humanidad. En la siguiente síntesis, por tanto, se encuentran contenidas las mejores SEMILLAS que inspiraron el ESPÍRITU DEL RENACIMIENTO, alguna de las cuales sería necesario rescatar y diseminar por toda la humanidad actual.

Las claves mencionadas se pueden agrupar en los cinco SIGUIENTES CAPÍTULOS:
  1. Ejercer de nosotros mismos sin temor.
  2. Desarrollar nuestra creatividad.
  3. Estructurar el conocimiento.
  4. Hacer realidad el futuro imaginado.
  5. Saber gestionar el éxito y el fracaso.
En la próxima última entrada de este post (no más tarde de una semana desde el actual), enumeraré y explicaré sucintamente cada una de las claves que se engloban en estos capítulos.

Emilio M.
Homo Novus

MyFreeCopyright.com Registered & Protected


2001. Una odisea en el espacio. Escena del nacimiento del hombre (con audio).
(por Coldshouldermulder)