jueves, 30 de septiembre de 2010

EL ECO QUE RESUENA EN NUESTRO PECHO... (LOS MENSAJES PERDIDOS)


"Es tan hondo el silencio en las estrellas...
Ni el son de las palabras se propaga,
ni el canto de las aves milagrosas...
Pero allá, en las estrellas, cuando somos
un astro redimido, es donde se oye
el íntimo rumor que abre las rosas"

de "Piedra de luna"
José Saramago (1922 - 2010)


Ángela Fernández

Del millón de sonidos… de imágenes… de olores… de sensaciones… de pensamientos… de sentimientos… Del millón de todas esas experiencias que se producen cada minuto, nosotros debemos tener la sensibilidad y la sabiduría de escoger aquellas que alimentan nuestro espíritu y dan vida a nuestros sueños. Vivir es, en primer lugar, saber elegir lo que oímos… lo que vemos… lo que olemos… lo que pensamos… lo que sentimos… Recuperar los mensajes perdidos en el universo y el eco que resuena en nuestro pecho...

¿Sabes elegir...? ¿Puedes oír...?

Emilio M.
Homo Novus

P.S.: Grandioso poema de Saramago. Gracias Beatriz

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a la bondad de vuestro corazón.....
féliz alborada
bd

Nanny Ogg dijo...

Vivir es también saber elegir lo que vivimos, lo que compartimos...

Bello poema de Saramago y bellas tus palabras :)

Besos

Ruth dijo...

Bello menaje que me hace reflexionar sobre ese millón de instantes que tontamente dejamos escapar.

Gracias por este blog, gracias por ser como eres.

Besitos.

Neli dijo...

Qué gran mensaje el que nos regalas, a través de las letras de Saramago.
Últimamente me estoy encontrando con citas suyas que me han sorprendido, para bien.

Estas letras nos dicen una gran verdad, y deseo con todas mis ganas tener la sensibilidad, sabiduría o lo que quiera que haga falta, para escoger de todas esas sensaciones que la vida nos regala cada segundo, aquellas que en verdad agranden el alma y la fortalezcan.

Me lleva a la felicidad, a esa conquista permanente, a darme cuenta de lo que de verdad importa, y a entender que lo contrario a esto no nos hace ningún bien, flaco favor que diría yo.

Gracias Emilio, por compartirlo.
Un beso enorme.
(p.d:esta tarde quise comentar la entrada pero no pude, a ver si ahora me deja subirlo)