domingo, 30 de octubre de 2011

LIBERTAD... UNA ASIGNATURA PENDIENTE PARA LA NUEVA HUMANIDAD


"Si no tienes la libertad interior,
¿qué otra libertad esperas poder tener?"

Arturo Graf (1848-1913)



Me pregunto por qué no podemos dejar que nuestras manos se muevan libres, al igual que lo hacen las mariposas; o por qué nuestro corazón no puede iluminar todo un mundo, a la manera del sol; o por qué nuestra palabra no puede guiarnos en la oscuridad, como lo hacen las estrellas.

Libres... Debemos liberar nuestras emociones para ser libres... Debemos dejar que cada brizna de vida en el universo sea libre para que nosotros podamos ser libres. Libres de obra, pero también de pensamiento y de sentimiento. Libres... Seamos libres... Noblemente libres... Dejémonos llevar por nuestros impulsos, sin maldad... Depositemos en nuestro corazón la semilla de la tolerancia... de la hermandad... del afecto fraterno... de la alegría... Seamos libres... espíritus libres...

Si el mundo es inmenso y te gustaría recorrerlo todo entero ¿por qué no dejar que nuestros sentimientos recorran libremente el infinito mar de nuestras emociones? ¿Por qué no recoger las infinitas dimensiones de nuestra humanidad y caminar erguidos y orgullos? Caminar sin prisa... Caminar sin rumbo fijo... Caminar ligeros de obligaciones inútiles y de rencores estériles... Caminar con alegría... Caminar por caminar... Caminar en libertad...

Me pregunto por qué, a veces, amar es amar a un ser O amar a otro ser, como si nuestro amor fuera un artículo que se pueda comprar o vender o como si fuera un bien escaso, que no lo es. ¿Por qué amar no puede ser siempre amar a un ser Y a otro ser Y a otro ser... y así en una cadena infinita? Una cadena que, en forma de red, termine abarcando y acogiendo a toda la humanidad. Un amor que no tenga nombres, ni apellidos, ni calificativos... sólo amor, amor puro, amor sin más...

Difícil de contestar... O muy sencillo... Lo que escribo son tan sólo unas pocas preguntas... unos pocos pensamientos que se pierden, desde este diminuto punto del universo en el que nos encontramos, en medio de de la inmensidad que nos rodea.

Libertad... La que nos coartan, sí... Pero también la que nosotros mismos nos cercenamos, en un sacrílego acto de auto-mutilación... Libertad... Libertad... Una asignatura pendiente para la nueva humanidad.

Emilio M.
Homo Novus

No hay comentarios: