sábado, 11 de julio de 2009

FLORENCIA. EL ESPÍRITU DEL RENACIMIENTO (Y UN HECHO ASOMBROSO…)

"Nuestra ignorancia se mide, no tanto en lo que no sabemos,
sino en lo que no hacemos por saber"

Suri, Il trovatore



Traigo aquí unos párrafos de dos renacentistas hablando sobre algún aspecto de su época. Destaca por encima de todo, su entusiasmo y su confianza. Poseen –e irradian- un espíritu positivo, un gran deseo de aprender y una suprema predilección por crear, tal y como corresponde al hombre renacentista, que se siente protagonista de su sagrada vida.


“Crece en ti [en la Florencia del siglo XV] una juventud fecunda cultivadora del docto hablar, una multitud expertísima en derecha, que goza en el foro, que es hábil para determinar la medida de lo que es justo, para resolver las dificultades de las leyes. Algunos indagan las causas de las cosas, y los misterios escondidos a los ojos de los hombres. En ellos, en alto discurso, resuena continuamente Platón, y el sublime escolar del pensamiento. Añádele las artes innumerables, presididas por el alto Apolo, que Palas concede generosamente como dones, y que desde pueblos lejanos vienen a admirar y a investigar.”

“Florentía”
Pandolfo Collenuccio (1444-1504)

“Los espíritus superiores, ya desde el inicio [desde su nacimiento] o desde muy poco después, fueron lo que serán por los siglos de los siglos. En el hombre naciente, el padre coloca semillas de todas las especies y gérmenes de toda vida. Y, según como cada cual las cultive, crecerán y darán en él sus frutos.”

“Commentationes”
Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494)

¡Asombroso…!

Me asombra este comentario de Pico de la Mirandola: “el padre coloca semillas de todas las especies”. Tal y como ha descubierto la ciencia moderna (y, por lo tanto, era ignorado en aquella temprana época) en nuestro ADN encontramos el código genético de todos las especies que nos precedieron en la escala evolutiva desde sus orígenes. El genoma humano consta de unos 3.100 millones de pares de bases en el total de sus 23 cromosomas acumulados desde el primer ser vivo. La inmensa mayoría de estas bases no codifica proteínas porque no sirve para hacer de nosotros el ser vivo que concretamente somos. Esta “basura” genética es, precisamente la herencia no usada de los seres vivos de los que procedemos, aunque hay otra gran parte del pequeño resto que si nos es útil. Por último, solo una ínfima parte del código genético nos diferencia del resto de seres vivos, más o menos en función del lugar ocupado en la escala evolutiva. Llevamos, pues, la semilla de todas las especies, como bien intuyó Pico de la Mirandola ¡cinco siglos antes…! Extraordinario…

¡Maravilloso mundo lleno de secretos por descubrir y recrear…! ¡Admirable legado por redescubrir en todos aquellos que nos precedieron…!

Emilio M.
Homo Novus


Robin Speilberg – Canon (Johann Pachelbel)
(por sounds08)


5 comentarios:

Ruth dijo...

Sigue trayéndonos ese desconocido saber para los que sí queremos hacer algo por saber.

Besos.

Emilio M. dijo...

Convocada quedas a traer tu el tuyo, porque en tu juventud estás llena de sabiduría.

Y estoy seguro de que son muchas más las cosas en las que tu sabiduría supera a mi conocimiento.

Gracias por tu ánimo, que nunca sobra. ¡Convocada quedas...!

Un gran abrazo, mi querida amiga.

ELWIMG dijo...

Gracias por compartir estos comentarios, me parecen interesantísimo saber lo que hace unos cuantos siglos algunas personas eran capaces de deducir, ¡¡Maravilloso…!!
Un Besazo y sigue descubriéndonos cosas, de tu mano son más interesantes…

Emilio M. dijo...

Gracias una vez más, Elwimg. Uno de los tesoros que intento compartir, es el del conocimiento. Otros son los de la alegría de vivir, los de la pasión por el saber, los de la admiración por cualquier obra de arte... ¡Hay tantos...! Pero todos tienen un mismo común denominador: la pasión, la alegría, el descubrimiento o la emoción...

A eso quedas eternamente invitada, allá donde mores... allá donde extiendas tus brazos.

Muchas gracias, amiga. Un gran abrazo.

Ruth dijo...

Espero ansiona el próximo post, sé que ya está horneado y a punto de salir, acariciado por tus amados vencejos, y mis espectativas crecen por momentos.



¿será hoy querido Suri???

Un beso impaciente.