domingo, 11 de enero de 2015

INGENIO Y RENACIMIENTO: EL PODER DE LA VOLUNTAD Y DE LA MENTE CREADORA.
(UNA VISIÓN NECESARIAMENTE OPTIMISTA DEL SER HUMANO)


"...come la fenice
rinasce dal broncon del vecchio alloro,
cosi nasce del ferro un secol d'oro"

Jacopo Nardi (1476 - 1563)


TODO LO QUE CONSTITUYE EL UNIVERSO ESTÁ AHÍ DESDE SU NACIMIENTO. Si bien es cierto que se transforma, no es menos cierto que lo hace en una serie de elementos y estados que siguen unos patrones y unas reglas fijas y eternas, muchas de los cuales ya vamos conociendo.

Giovanni Pico della Mirandola - Reconstrucción de su rostro
Siendo así las cosas, la capacidad que ha tenido el ser humano para transformar su entorno y adaptar su hábitat solo es fruto de su mente y de su voluntad. Desde la época en la que vivía en las cavernas NADA HAY NUEVO EN ESTE PLANETA EN EL QUE VIVIMOS, EXCEPTO LO QUE ÉL HA CREADO.

EN UN PRINCIPIO, SU VOLUNTAD FUE FRUTO DE SU NECESIDAD DE SOBREVIVIR a un medio en el que prima la ley del más fuerte: el ser humano necesitaba crear un entorno más seguro y confortable. Y, poco a poco, lo fue consiguiendo. Pero nunca lo podría haber hecho sin que la naturaleza y su propia experiencia hubiera ido modelando la herramienta decisiva, aquella que es, a la vez, LA FUENTE DE SU PODER: SU MENTE.

Esa necesidad, su voluntad y su mente han llevado al ser humano a desarrollar maravillosos conceptos y herramientas. Le han permitido alcanzar COTAS REALMENTE ADMIRABLES DE CREATIVIDAD, individual y colectivamente. De la misma forma que le han llevado a cometer las más HORRIBLES Y CENSURABLES BARBARIDADES contra su entorno y contra sí mismo. Nunca debemos olvidar que en nuestra esencia constitutiva caben los dos extremos.

Pero no solo la necesidad ha motivado al ser humano. Lo que le hace extraordinariamente peculiar es su PASIÓN POR DESCUBRIR Y COMPRENDER, y el placer que siente por transmitir su humanidad a todo lo que le rodea, TRANSFORMANDO EL ENTORNO Y CREANDO REALIDADES NUEVAS. El ser humano siente una especial necesidad de VIVIR LA BELLEZA... ¡Y DE CREARLA!

Por desgracia, NUESTRA MENTE TIENE UN IMPORTANTE COMPONENTE PESIMISTA Y EL PROGRESO NUNCA SE HA PRODUCIDO EN CORRIENTE CONTINUA, SINO EN CORRIENTE ALTERNA: los momentos de esplendor siempre han sido sucedidos por momentos de decadencia; las innovaciones no pueblan uniformemente la historia, sino que se decantan en momentos y lugares diversos, muchas veces por circunstancias anecdóticas.

Pero hay una importantísima lección que podemos aprender de lo acontecido en los últimos seis milenios (sólo 6.000 años del millón de años, al menos, que lleva el ser humano sobre la tierra): EL PROGRESO Y CUALQUIER AVANCE EN CUALQUIER TERRENO SE DISPARA CUANDO MOSTRAMOS UNA INQUEBRANTABLE FE EN NUESTRAS CAPACIDADES, cuando aspiramos a crear un mundo mejor, cuando colaboramos en la creación de riqueza y bienestar, y cuando nos encaprichamos sanamente de la belleza.

LA CONFIANZA EN SI MISMO, SU NATURALEZA SOÑADORA Y APASIONADA, SU INGENIO PARA VER MÁS ALLÁ DE LO EVIDENTE, SU PASIÓN POR LA BELLEZA Y SU FÉRREA VOLUNTAD REALIZADORA (y de enriquecimiento, no lo dejemos a un lado) son algunos ingredientes básicos del ESPÍRITU DEL RENACIMIENTO ITALIANO y de cualquier etapa de esplendor; ese espíritu que doblegó el oscurantismo de la Edad Media e hizo posible personalidades y logros que aún, hoy en día, nos dejan sin palabras.

No olvidemos que aún queda mucho por descubrir y hacer, por soñar y obrar, por trabajar y conseguir, por tropezar y levantarse, por ilusionarse y disfrutar. No lo olvidemos...

Emilio M.
Homo Novus

"Tú te la determinarás [Dios habla a Adán], sin estar condicionado por ninguna frontera,
según tu arbitrio, a cuya potestad te consigno. Te puse en el centro del mundo,
para que descubrieras mejor todo lo que hay en él.
No te he hecho ni celeste ni terrestre, ni mortal ni inmortal, para que tú mismo,
libre y soberano artífice, te plasmaras y esculpieras en la forma por ti elegida.
Tú podrás degenerar hacia las cosas inferiores, hacia los brutos;
tú podrás regenerarte, según tu voluntad, hacia las cosas superiores que son divinas"

Giovanni Pico della Mirandola (1463 - 1494)

1 comentario:

Entre palmeras... dijo...

Creo que nos hace falta un poquito de lo que dejamos perder en el tiempo, la fuerza creadora, la ilusión por encontrar un nuevo camino de humanidad, de belleza, el espíritu al descubierto y su capacidad de soñar.
Definitivamente necesitamos alas, alas del ser que nos permitan volar, más allá del tiempo, para lograr nuevos tiempos...

Un abrazo enorme, Emilio y como siempre, mi admiración y cariño.

Cuídate mucho